domingo, 2 de agosto de 2015

Cómo murió el Rey León a manos de un dentista imbécil



Rompo mi silencio veraniego y lo rompo por Cecil, el rey león, el macho alfa de una gran manada de leones africanos. Siempre hay algún imbécil que te saca de tu letargo veraniego - sin vacaciones, por cierto-. y te obliga a escupir toda la bilis que te ha producido el suceso.
Cecil era el león más querido de Zimbabue, un ejemplar precioso que vivía su vida en libertad en uno de los parques protegidos del país. Hasta que un día un hombre venido de muy lejos le puso precio a su cabeza. 55.000 dólares para que alguien lo engañara, lo sacara de su espacio protector y así poder darle el tiro de gracia.
Walter Palmer, dentista norteamericano, es el protagonista de esta triste historia que ha llegado a todo el mundo a través de las redes sociales, un hombre hoy por hoy contra las cuerdas porque ya ha sido solicitada su extradición para ser juzgado, y espero que condenado. Un hombre que, por ese capricho miserable de matar, por ese divertimento paranoico y cruel,  se ha visto obligado a cerrar su consulta de dentista, un hombre marcado de por vida porque el Gran Hermano de nuestra sociedad, que son las redes sociales, ha puesto su gran ojo sobre él. Y sin duda hay miradas que hieren y matan.

Yo no le voy a desear que se lo coman los leones, como ha hecho mucha gente, porque tanta dosis de estupidez quizás les causara una terrible indigestión. Pero sí deseo que lo juzguen por caza furtiva, por malas artes, y por dar muerte a un animal protegido, que además llevaba un collar identificativo. Espero que no haya paz para el malvado.

A la entrada de un gran zoo de Berlín hay un gran espejo y sobre él un letrero: "Este es el animal más peligroso de la Tierra". Yo hace tiempo que no tengo ninguna duda.

14 comentarios:

  1. A mí si que me dan ganas de darle una buena paliza.
    Y le deseo que muera como las sartenes: quemado y colgado de un ojo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hierve la sangre con estas historias. Es que no se puede ser más idiota. Ojalá lo "cacen" pronto.

      Eliminar
  2. Estará sintiendo su miedo animal, está en busca y captura y él escondido en alguna madriguera supongo, absolutamente acorralado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora es él el animal acorralado, el que se muere de miedo, el cobarde que ha perdido su honor y su trabajo. Con perdón, que le den.

      Eliminar
  3. Hay cosas que te remueven allá donde estés. Suscribo tus palabras y te mando un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester. La crueldad humana no tiene límites.

      Eliminar
  4. Por supuesto que estoy con todo lo que aquí y por ahí fuera se he dicho sobre este tema. Es una prueba más de la estupidez humana.
    Pero hay algo que creo se está olvidando.
    No es posible el soborno sin el cohecho. Son las dos caras de la misma moneda.
    Y hablando de monedas (aunque fueran veintinueve, por no llegar a las treinta) ¿quién ha cobrado por conceder esa licencia para matar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente, hay más de un culpable y habrá que encontrarlos a todos. pero quien aprieta el gatillo por placer... Espero que lo encuentren.

      Eliminar
  5. Yo espero lo mismo que tú, que sea juzgado por su crimen. Nunca entenderé esa necesidad del hombre de matar animales sólo por diversión, o ¿deporte? Me parece lo mas cruel e innecesario del mundo. Como citas el animal mas peligroso es el hombre, el mas depredador, el que tiene menos escrúpulos, el que mata no para comer, sino para ejercer su tiranía.
    Saludos
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es monstruoso. Matar a un ejemplar precioso, pagar por matar, destruir la fauna. Estoy total mente a favor de la prohibición de la llamada caza deportiva. ¿Deportiva?

      Eliminar
  6. Comparto tu rabia, Amparo, pero para nuestro consuelo en la vida existen bellos corazones como el tuyo.

    Y yo procuro rodearme de ellos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Minimal por lo que me toca. El ser humano es terrible. No hace más que empeñarse en destrozar la naturaleza. Y así nos va. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Un saludo con cariño desde mi tierra querida, porque un amigo sincero aunque ausente nunca olvida.

    Abrazos.

    ResponderEliminar