lunes, 10 de agosto de 2015

Centinela alerta



Sierra Espadán (Castellón), escenario de violentas batallas. 


Sólo tenía diecisiete años cuando se fue a la guerra. La Quinta del biberón, los llamaron por su corta edad. Sobrevivió de milagro, como solía contarnos en las largas tardes de invierno. Alguien  lo confundió con otro y lo dieron por muerto en la batalla del Castillo de Castro, en la escarpada Sierra Espadán.
Muchos años después, cuando mi hermano y yo éramos pequeños y pasábamos las vacaciones en su pueblo natal, en el Alicante profundo, mi padre adoptó una costumbre que en aquel momento me pareció un poco ridícula y, sin embargo ahora me llena de nostalgia.
Por la noche - nos contaba-, cuando hacíamos guardia en las trincheras, teníamos que decir "centinela alerta", y el siguiente soldado de guardia debía contestar "alerta está". Si no contestaba - seguía contando mientras mi madre desaparecía rauda hacia la cocina-, era, o bien que se había dormido o que había sido abatido por fuego enemigo.
Y una noche de verano, de no sé qué año, inició el juego.
- ¡Centinela alerta! - gritaba desde su habitación-,
y mi madre le contestaba:
- Alerta está.
Para a continuación decir también: Centinela alerta. Así hasta que el mensaje llegaba a mí, que era la más pequeña. Después de formulado el santo y seña, ya podíamos dormir.
Y ahora, muchos años después, cuando llega la noche y la luz de la luna entra a través de las cortinas, susurro:
- Centinela alerta.
Pero nadie responde. Sólo un silencio profundo, largo, henchido de palabras ausentes y dolientes.

19 comentarios:

  1. Oh...
    El final es un zarpazo en el corazón.
    Entrañable, porque lo es y mucho... pero duele.

    Hoy un abrazo enorme para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toro. Duelen, y mucho, las ausencias y los silencios. Duelen incluso los buenos recuerdos. Otro abrazo para tí y tu china.

      Eliminar
  2. Precioso relato y tristes recuerdos. Me ha encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafaela. Como le he dicho a Toro, a veces duelen hasta los buenos recuerdos.

      Eliminar
  3. Duelen los recuerdos, pero hay voces que quedan grabadas en el alma. Intenta escucharlas con el corazón.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que quedan grabadas en el corazón, pero ese nunca jamás es terrible. Abrazos para tí.

      Eliminar
  4. Dices con muy buen gusto, amiga. Estupendo!

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José. Son recuerdos que quedan para siempre, mientras la memoria no nos traicione.

      Eliminar
  5. Bellísimo modo de bucear en los recuerdos de la tierna infancia. Nos das alas para volar sobre los nuestros.
    Un relato esencialmente nostálgico, dulce y muy próximo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mar. Hay recuerdos que morirán con nosotros y éste es uno de ellos. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Desde Eslida, puerta de la Sierra Espadán, te contesto:
    ¡ Alerta está !

    Feliz verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elías. Preciosa población Eslida y escenario de la guerra civil. Feliz verano.

      Eliminar
  7. Nostálgica anécdota. Un santo y seña que ya forma parte de tu familia, una manera diferente de decir que todo esta bien. Aunque esa frase final es un poco demoledora, no nos gusta la soledad, el vacío de los que ya no están.
    Saludos Amparo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y un día los centinelas ya no contestaron. A veces no apreciamos suficientemente lo que tenemos. Cuando escuchamos el silencio, nos damos cuenta de lo que perdimos.

      Eliminar
  8. Bonita y tranquilizadora forma de saber que los tuyos están bien. Mi padre también perteneció a esa Quinta, y recuerdo las poquitas cosas que contaba.
    Me has hecho recordar y sonreír con alguna lágrima.

    Por cierto: http://www.amazon.es/s/ref=nb_sb_noss?__mk_es_ES=ÅMÅŽÕÑ&url=search-alias%3Dstripbooks&field-keywords=Brelatos

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jesús. La quinta del biberón, la llamaban. Se fueron a la guerra sin saber dónde iban, en el bando que les había tocado. Alguna que otra historia iré contando.

      Eliminar
  9. MUY BUENAS TARDES, Amparo. Esa foto que has puesto me suena mucho y, a pesar de la barbarie que tuvo lugar en esa zona (como en otras muchas) durante la Guerra Civil, pues es cierto que tiene una belleza conmovedora.

    En un pueblo muy cercano a esa zona vivía el que hoy sería mi tio. Era monaguillo, 15 años...pero lo fusilaron, a él y a unos cuantos más, los del Frente Popular. Todavía no había comenzado la Guerra.

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sierra Espadán es una preciosidad. Mi padre nos llevaba a mi hermano y a mí a ver las trincheras, que él recordaba perfectamente dónde estaba. Por cierto, el 12 de diciembre del 36, mi abuela también fue fusilada por los milicianos del Frente popular, en Valencia. Memoria histórica.

      Eliminar