jueves, 7 de abril de 2022

Primer amor

 

En verano íbamos al pueblo, un pequeño pueblo del interior de Alicante, de ese Alicante seco, áspero, cuajado de castillos, olivos y vides. Aquel verano yo acaba de cumplir doce años. El tenía catorce. Era rubio, guapo y listo. Fue mi primer amor, el que no se olvida, el que te abre un mundo nuevo e inquietante, el que, es más que probable, te rompa el corazón en mil pedazos. 

Durante aquel largo y cálido verano hubo miradas, risas, alguna que otra palabra que podía interpretarse de muchas formas. Y antes de volver a Valencia, él me pidió mi dirección y me dijo que me escribiría. En aquel tiempo aún se escribían cartas. En aquel tiempo, cuando el cartero llamaba al telefonillo, te precipitabas por las escaleras con el mismo ímpetu que si se hubiera declarado un incendio. Y las cartas comenzaron a llegar. En ellas me hablaba del Instituto, de libros, de excursiones, de sus escritos —sí, también escribía—, y se despedía con un abrazo o con un beso, abrazos y besos que nunca nos habíamos dado, desde luego. 

Y así pasó un curso entero. Y yo me reconocí ilusionada, enamorada, satisfecha de aquella relación epistolar que sin duda prometía tiempos mejores. Y, de nuevo, llegó el verano. Yo ya había cumplido trece años y era toda una señorita. El andaba por los quince. 

Nada más llegar al pueblo, mis amigas y primas me dijeron que se habían peleado con los chicos, una riña pascuera que no había acabado de arreglarse. No me preocupé demasiado. El y yo, a través de las cartas, habíamos ganado en amistad y confianza. Tenía tantas ganas de verle...

Y no tardé mucho. Al día siguiente lo encontré por la calle principal. Mi corazón se aceleró. Los colores subieron a mis mejillas.  Y él pasó de largo, sin mirarme, como si no me conociera, como si nunca me hubiera escrito ni una sola letra. 

Y mi corazón se rompió. Primer amor. Primeras lágrimas. 

¿Cuál fue vuestro primer amor?

22 comentarios:

  1. Creo, Amparo, que podría yo firmar este artículo tuyo.
    Mi primer amor tenía 10 años. Yo, 15 años. Era hermana de un amigo.
    Nunca llegó a nada. Quizá ni ella se enteró.
    A mí sólo me dejó tristeza, desilusión, frustración. Nada.
    Un abrazo,
    Elías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esa edad todo es intenso, el amor, la decepción, la alegría. Pero es cierto que esos primeros amores ni se olvidan nunca. Gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Vaya reacción más extraña.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad? Este verano lo vi por la plaza y estuve a punto de preguntarle: oye, por qué..? Pero no me atreví. Por un instante volví a tener doce años.

      Eliminar
    2. AMPA ,pues así nunca te enterarás.....

      Eliminar
    3. Pues sí. Cosas de la edad, supongo. Aún tengo sus cartas. Gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Me he sentido reflejada en tus palabras sobre todo en eso de bajar las escaleras como las locas, cuantas veces las he bajado así...
    ¡Madre mía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene la ilusión. Los carteros traín cartas que esperábamos con ansias. Ahora ya no. El wasap ha matado las cartas. Y es una pena.

      Eliminar
  4. Soy Laura. Que envidia de primer amor, tan real, con cartas y todo.
    Yo a esa edad aún jugaba con mi hermano a indios y vaqueros o a muñecas. Luego hubieron intensos flechazos que solo me alcanzaban a mí y duraron horas o días.
    El más largo fue confundido con amistad y salí corriendo porque no me gustan las situaciones ambiguas.
    Así que me alegro de tus recuerdos, tus cartas y tú precocidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura. Yo suelo ser pertinaz, pero aquella extraña reacción me rompió el corazón.

      Eliminar
  5. Y cómo duele.
    Yo tuve un primer parecido.
    De verano en el pueblo de mis abuelos.
    Una chica con la que me escribí durante un año y luego el tiempo nos separó.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Y cómo duele.
    Yo tuve un primer amor parecido.
    De verano en el pueblo de mis abuelos.
    Una chica con la que me escribí durante un año y luego el tiempo nos separó.

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Lo había entendido de todas formas. Nunca dejes el amor, Toro, porque es lo que realmente mueve este indigno mundo.

      Eliminar
  8. Menudo impresentable. Mi primer amor también fue en verano, duró varios años y acabó como el rosario de la aurora. Todavía me visita en sueños.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Antonio. Esos primeros amores no suelen acabar bien, pero sin duda son necesarios. Espero que luego fuera mejor.

      Eliminar
  9. Amparo gracias por tu visita, amiga.
    Me encantó la espontaneidad y frescura de tu escrito, imagino cuánta ilusión pondrías en las letras y cuánta desilusión después...A esas edades todos hemos tenido amores platónicos. También yo tenía 12 años, fuimos damas de honor en las fiestas de la Salle y ellos nos acompañaban por las calles del pueblo...Cuánto nerviosismo y cuántas mariposas internas, todo eso nunca se olvida.
    Te dejo mi abrazo entrañable y feliz mes de abril, Amparo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Jesús. Gracias por esta visita. No se olvidan esos amores primeros porque la carga de ilusión y descubrimiento es descomunal.Muchas gracias por comentar. Y que seas igualmente feliz lo que nos queda de mes. La primavera es complicada. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola, Amparo.
    Gracias por tu visita a mi blog, siempre es agradable conocer gente nueva y se , además, escribe, miel sobre hojuelas.
    Me gusta como escribes y seguro que te seguiré leyendo.
    De mis amores de juventud sólo contaría que los recuerdos todos, algunos todavía los guardo vivamente. De natural enamoradizo, poco tuve de seductor...Bueno , ha más de cuarenta años que conocí al amor definitivo y aquí seguimos...
    Un gusto conocerte...
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mateo. Gracias por tus palabras. Otro día hablaré de ese amor definitivo que no suele ser el primero. Y qué bonito es que dure, en estos tiempos crueles de usar y tirar. Gracias por la visita. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Buff eso da para algún que otro relato. Pero me sentí totalmente identificado porque yo también tenía amigos por correspondencia, bonita época :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roland. Tiempos en los que que aún se escribían cartas. Ahora todo lo escribimos en la nube, y el día que empiecen a llover letras... Todo pasa, pero yo aún guardo esas cartas. Gracias por tu visita. Un abrazo.

      Eliminar